Prólogo intempestivo / Carnalitos

La vida fue un cotorreo diario que nos fue envolviendo en el humo de la ciudad. L@s que la libraron, hoy viven felices en matrimonios domésticos y/o buenos puestos de trabajo. En cambio, quienes se atascaron entonces hoy viven vidas acaso desgraciadas. Sea cual sea el rumbo de cada una de estas personas, lo cierto es que nos disolvimos, para siempre.

Tal vez sea yo, el único que recuerda con detalle todos esos pasajes que nos hicieron pasar hermosos momentos. El resto —no me cabe duda de ello— no quiere saber nada de esa época cuyo término fue terrible. Yo, que estoy lejos de aquella ciudad ingrata, veo con nitidez cada día transcurrido. Yo, que encuentro en el silencio los ecos de voces, no me lamento en lo absoluto de mi partida. Quizá sólo así fue posible escribir este relato ominoso. Ominoso, sí, en el sentido que merece ser despreciado, condenado y aborrecido.

Que nadie culpe este descaro de escribir sobre las cosas que ocurrieron. Que nadie juzgue de inmoral el hecho de contar estos infortunios. La sensación de lejanía me hizo sacarlo todo. Las memorias tercas se niegan a olvidar aquello que fue, aquello que ya no es; se impregnan del pasado; se cimientan en los recuerdos y en la imaginación de lo que pudo ser y no fue. En mi caso, la memoria no es sinónimo de nostalgia o melancolía, es, más allá de eso, un grito que reclama y proclama el presente como el único terreno de la acción.

Carnalitos merece ser leído, no sólo como el testimonio parcial de un testigo presencial, sino como la narración en primera persona de la inocencia, la ingenuidad, el arrebato y la aventura. Tú que huyes de ti, que escapas de mil maneras del pellejo de tus circunstancias, no cierres los ojos ante lo que tienes enfrente. Estás a punto de acceder a esta crónica de largo aliento. Noches largas llenas de fantasmas, párrafos procaces, debrayes y cacofonías, todo ello esta aquí escrito con el corazón.

Trescientas páginas que te harán rodar la cabeza por las madrugadas. Carnalitos, un relato de juventud, drogas, viajes y demencia. Disponible en versión digital.

Gracias por apoyar la creación independiente y la autoedición.

portada

Carnalitos (versión digital en PDF)

Un relato de aventura, drogas, viajes y demencia.

200,00 MXN