Intraducible (16)

Durmió el día todo Joaquín. Exceso de ayer agotado lo dejó. A mear sólo del sofá levantó luego a de nuevo dormir. Atenta siempre Irene caliente café preparó y galletas sirvió en la de centro mesa. A amigo mío yo miraba enorme gusto dio a mí su visita. Pito de fuera al cabrón no importó traer. Curioso en casa que él libre sentirse. Fumando yerba cuando despertó estuvo. A la de café taza vertió de mezcal piquete “pa la cruda” tranquilo dijo. “¿Quieres un toque Aurelio?” preguntó a mí yo vaporizador saqué. “Qué fresa” en de burla tono observó. “Vete a la mierda” querido hubiera decirle.

Hacía mucho que a Joaquín no veía. De canas su cabeza creer costaba a mí se llenó en qué momento. Sorprendente de nuevo verlo de tantos años después. Dos mil viajó kilómetros para verme. Ahí mi amigo en el pueblo fascinado estaba de los pinos y las nubes ver. El de la casa jardín muy bello parecía a él. De los colibrís maravillado se quedó. Según él mi ventana desde el paraíso apreciar era posible. “Qué chingona la montaña” suspiró Joaquín. En la de sillas ruedas sentado el dedo levanté en afirmación de señal.

En bata Irene con suelto el pelo un ser de luz. Pidió a mi amigo vestirse Joaquín caso hizo en parte pues calzón sólo se puso. De humo mariguana llena la sala Irene principal puerta abrió ventilación quería. El café cuando se terminó Joaquín tomando siguió mezcal. “Esto está muy bueno” exclamó. “Es mejor que el tequila” añadió. “¿Quieres un poco?” preguntó a Irene sin dudarlo aceptó ella. Lengua yo sacar para entender darles también que un trago quería. “Abre la boca Aurelio” boca abrí amigo mío luego un chorro de mezcal echarme. “¡Por nuestra amistad!” Joaquín brindó y un ranchero grito al aire soltó.

“¿Cómo va el relato?” preguntó a mí. Callado inmóvil como respuesta veces varias parpadee. Intervino Irene nerviosa un tanto explicó intrincado largo un discurso. “Gracias por cierto” en referencia dijo al de Joaquín correo con de motivo “Intraducible”. Joaquín escrito había párrafos unos que yo pedí a él para más voces al relato meter. “No hay por qué” él contestó además seguirle ofreció. “A Aurelio le encantaría”. Dedo levanté en aprobación Joaquín sonrió.

“¿Sabes que escribe sin comas?” inquirió Irene. Mi amigo palmadas en espalda me dio “Eres chingón pinche Aurelio”. A verdad decir como puedo escribo. Pensamiento mío no fluir igual del accidente luego. Tablazo en cabeza lenguaje mío modificar. Expresarme intento sin embargo. Intraducible experimento es verbal para donde hasta ver llegar puedo. Irene y Joaquín platicando estuvieron acerca del mío relato entre mezcales tragos y mariguana de fumadas.

“Bety llega en la noche” escuché y vi como contento amigo mío se puso. “Salgamos un rato Aurelio”. Casco rojo en cabeza ponerme Irene. Pantalones ya puestos Joaquín la de ruedas sillas con sus manos movió botón yo pulsé y a la calle los tres juntos salimos.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s